Pascua 2015


Acabando de llegar a la fraternidad de Mulhouse (Alsacia-Francia), tuve la ocasión de poder trabajar en la cárcel de la ciudad. (800 presos). En equipo de capellanía (con otras 6 personas), encontramos cada semana una quincena de mujeres, un centenar de hombres  y algunos jóvenes menores.


Es el día de Pascua en la cárcel de Mulhouse: durante toda la semana, las celebraciones nos ponen en marcha hacia la Luz de Cristo Resucitado.

Zona de las mujeres - Zona de los hombres

La comunidad en los dos sectores se reúne, canta, reza, comparte.


Para alegrarse de un rayo de sol, en esta bella jornada, hay que levantar bien los ojos: unas altas ventanas con barrotes « cortan » el cielo azul de esta mañana.

La capilla « resplandece »: unos floreros por todos lados, un lindo mantel en el altar, el cirio pascual en el puesto de honor rodeado de flores, brilla (diría casi…..) »Con fuerza »: la Luz « penetra » las tinieblas de este lugar donde todo está cerrado, bloqueado con candados, obscuro.

Pero, más oscura es la noche, más la luz brilla!

Dejo la palabra a los presos…….

* « En la vida se sabe lo que se pierde, pero no se sabe lo que se gana »……
*« Me doy cuenta de que estoy sólo en este lugar de tinieblas donde mi falta me hizo caer »…….

*« Aquí en la capellanía, que seamos católicos, judíos o musulmanes, nos acogen con los brazos abiertos….sin ser juzgados »…..
*« Una vez que estoy en la capellanía, me siento bien : ya no tengo gana de volver a la celda. »


¡Cristo   está   vivo!   ¡aleluya ! 


* « Mi vida es como un campo minado:Todas mis pruebas son mis « minas »…

* « Pero hay que creer que una lucecita es suficiente para aclarar nuestra vida. Esta lucecita brilla en cada uno de nosotros. » !

        ¡Vencedor   de   las   tinieblas,   Jesús    resucitado! 

 


* « Llegué a la cárcel y me sentí humillada, sucia. Estaba lejos de mis hijos, de mi mamá, de mi esposo. Sufrí registros corporales degradantes, las esposas, el estar encerrada, el ruido de las llaves y de las puertas. No creía ya en nada, quería solamente morir : la impresión del fin de todo »

* « Aquí hice encuentros enriquecedores. He compartido grandes emociones »……
* « Con mi compañera de celda, a dos, hemos hecho un trecho de camino juntas.
Le enseñé un poco de francés, hacer las cuentas, y también el respeto. »


     ¡Ha   resucitado!   ¡Aleluya!   ¡Cristo   está   vivo! 

* « Nosotros mismos construyamos nuestras tinieblas, porque la felicidad
      no está en lo que deseamos adquirir »…
* « Cuando estoy en la capilla, lloro de alegría, la música me emociona. No entiendo todas  las palabras,  pero yo sé que la música habla del Evangelio de Jesús. »

  ¿Porque   buscar   entre   los   muertos ?
                                   ¡Él   es   vencedor,   ha   resucitado!   ¡aleluya! 


Es una mañana marcada por la alegría y la luz, los cantos, la amistad, el compartir.
Y detrás de la puerta (cerrada con llave), en el corredor hay quién grita, quién llora, el ruido de las puertas que golpean y de las llaves que encierran.  
Todo parece dar razón a los que piensan que la esperanza está comprometida, hasta « enterrada », que la vida es un fracaso, que la soledad, la traición, la experiencia del vacío, el miedo paralizan.
Poco a poco, intentamos dejarnos invadir por esta Luz que calienta el corazón, da un sentido nuevo a todo, nos da ánimo y nos empuja hacia un futuro distinto: ¡nada es imposible!
Es el desafío de la « resurrección » detrás de los barrotes, día tras día!

 

¡Celebramos   tu   victoria,  hijo   del   dios   vivo!
           ¡Tú    eres   aquel   que   da   sentido   a   nuestra   historia! 
                                                                                                                          

Hermanita Franca